martes, 24 de febrero de 2009

NUESTRO DESTINO


Un 24 de febrero de 1946, el primer grito de triunfo electoral peronista se hacia sentir en las urnas y en las calles, nosotros, los desposeídos, los laburantes, los postergados, habíamos triunfado; y el General Juan Domingo Perón, era el indiscutible presidente de los argentinos, con un 56% de los votos, aplastando la gorilesca “Unión Democrática”, un cóctel de liberales, comunistas, socialistas y cuanta yerba antipopular se pueda uno imaginar.

La Patria Justa, Libre y Soberana nacía con la fuerza de las causas populares; indiscutible, cómo lo son las luchas que se forjan en el sufrimiento de un pueblo que quiere ser soberano.

“Creo que el problema no es el injusto reparto de la riqueza, Mendieta; el problema es el generoso reparto de la pobreza” decía el popular gaucho Inodoro, creación del entrañable “Negro” Fontanarrosa. Era la cuestión entonces, sigue siéndolo en nuestros días.

Propongo, compañeros, retomar las banderas que nos unieran en aquella gloriosa jornada. ¡Hagamos rugir los bombos de la doctrina justicialista!

¡Demostremos cuánto nos unen los abrazos descamisados! ¡Demostremos que sabemos de la dignidad de nuestro pueblo!

Volvamos a sentir ese orgullo que nos explicaron Evita y el General con el ejemplo. Tomemos “la plaza”, las calles que jamás dejaron de ser nuestras, demostremos que a pesar de tantas persecuciones, estamos vivos… volvamos a ganar porque es ese y no otro; nuestro destino.

Natalia Jaureguizahar

5 comentarios:

ciudaddelcarnaval dijo...

Muy bueno, ojalá tu deseo se cumpla, aca estamos medio desilusionados porque el peronismo se ha convertido sólo en una bandera para llegar al poder, a nivel polìtico los principios doctrinarios muieron con el General, sólo viven en personas como nosotros. Pero, adelante, que pronto seremos más, Compañera

Pablo Vázquez dijo...

Si murió el padre de la democracia, porque no me siento huérfano?

Aprovechando Tu evocación del 24 d efebrero y ante los sucedido ayer me permito refrexionar. La muerte del ex presidente Raúl Alfonsín hizo aflorar un sin número de elogios, lamentaciones y panegíricos dignos de Pericles en cuanto a figura fundante de los principios democráticos universales. De padre de la democracia al más honesto, sin mediar medias tintas, en ese fetichismo de los medios de endiosar a los difuntos luego de ser vituperados.
Yo mismo comparto la tristeza colectiva y la sensación de un final de época con su fallecimiento, muy unido a mis recuerdos de la niñez y preadolescencia. El fin de la primaria, las marchas, las lecturas de la revista Humor, las pintadas en el centro de Lomas, y demás recuerdos que se conjugaron con mí cursada en el secundario en paralelo con el desarrollo de su gobierno. Peor de allí a sentirme huérfano hay un salto enorme, tan grande como el vacío de poder de los últimos meses de la gestión radical en los ’80.
No niego la importancia de Alfonsín en el retorno de la democracia argentina, pero fue en paralelo a todo un movimiento donde el pueblo argentino dijo basta al absurdo militarismo autoritario procesista.
Mi reconocimiento se dirige a aquellos 30.000 que con su sangre pagaron la resistencia al Proceso, a los integrantes de la Multipartidaria, y a Saúl Ubaldini (su más grande y genuino opositor) por su férrea decisión de defensa del salario y la dignidad del trabajador argentino., que fueron los que posibilitaron el retorno democrático.
Celebro si su figura sirve como prenda de unión, pero descreo de las reacciones de sectores del medio pelo, los medios de comunicación y la oposición que utilizan esta ceremonia como su “Corpus Christi” contra el oficialismo K.
Hoy sería bueno plantearnos como lo consideraríamos a Alfonsín, si del lado de lo nacional o de la antipatria. Con el paso del tiempo y la experiencia de la Alianza con De La Rua y lo más rancio de la UCR, respondería que don Raúl estaría más cerca nuestro, a pesar de su pasado de comando civil y su gorilismo a flor de piel en sus denuncias ochentonas por el pacto milita – sindical de recortes de diarios y diatribas electoralistas.
Viendo su féretro y el dolor popular quedan recuerdos, sensaciones y sentimientos encontrados. Quizás con su muerte nos falte un opositor de fuste, un político de “raza” y un caudillo, quizás el último jefe radical, con el que podamos enojarnos, protestar pero reconocernos como un par.
Estas consideraciones intentan poner en su lugar, desde mi óptica, la figura de Alfonsín, sin desconocer sus valores y siguiendo el respeto que hoy el peronismo mantuvo por su memoria. Recuerdo que tras la muerte del Presidente Juan Perón, algunas boinas blancas iracundas pintaron un desafiante: “Muerto el perro, se terminó la rabia”, respondida inmediatamente por la JP con el slogan “Nosotros somos la rabia”.
A pesar de las “vacunas” que hemos recibido en estos años por los radicales y nuestra dirigencia aún el peronismo tiene espuma en la boca, aunque parezca más del cepillando matutino que de furia revolucionaria. Eso nos tiene que motivar para seguir en la lucha, y que esa lucha sirva para nuestro pueblo, junto a otros que estén en la senda nacional.
Hoy, en un nuevo aniversario de la gesta de Malvinas, gracias al coraje de los combatientes y a pesar de Galtieri, el cielo refleja nuestra contradicción al oscilar entre la lluvia que acompaña el luto y las sombras de su gestión, junto a los pequeños destellos de sol de la tarde que iluminan algunas acciones positivas de Alfonsín, junto a lo simbólico de su figura para la militancia radical y un sector importante del pueblo.
Valen mis consideraciones como homenaje de un opositor a un jefe que se erigió como epónimo de una época difícil de aprendizajes y errores, pero leal a lo que sintió y defendió, y que hoy tiene un lugar en el panteón de los grandes hombres de la Argentina.
Lic. Pablo A. Vázquez

Anónimo dijo...

Pese a quien le pese estamos vivos y lo estamos porque ser Peronista es un sentimiento, un grito indignado de justicia.
Vasta que que los gringos de Mahle decidan transladar la fabrica a Brasil y ver el sufrimiento de los compañeros despedidos para que corra nuevamente en nuestras venas la sangre Peronista y Montonera.
Porque para nosotros un hobrero/a, un maestro,un policia es un padre/madre de familia, para los gringos un numero descartable que se pueda despedir o matar en una esquina.
Solo podriamos desaparecer el dia que no existan pobres en la Argentina, no tenemos un partido somos un movimiento de liberacion nacional,y las circunstancias desgraciadas del presente nos cachetearon y nos despertaron,
!No vamos a desaparecer nunca!.
VIVA PERON,VIVA EVITA, VIVA LA PATRIA.
Silvia

Anónimo dijo...

Compañero aprenda a escribir, es obrero no "hobrero", se me hace que no sabe ni lo que es.
El Movimiento nacional justicialista de Perón no defendía a la clase obrera cuán discurso barato marxista, defendía a la clase trabajadora sea cual fuese su posición en tanto produjera para bien de la Patria. Para el verdadero peronismo las clases no existen, sólo una hay una clase de hombre para el movimiento, los que trabajan.
Si se termina con la pobreza desaparecen los "peronistas"????
entonces a ustedes, supuestos peronistas no les conviene que se termine la pobreza...sino a quien van a seguir usando para mantener vigente el corrupto aparato partidocrático del PJ y la "democracia" del radical lagunero inventor de autoatentados terroristas...
Hace falta leer más e informarse mejor compañeros.

PRIMERO GRITEMOS VIVA ARGENTINA
VIVA LA PATRIA

Anónimo dijo...

Escribi hobrero porque meti mal el dedo pedazo de facho.
En un viejo libro de gran tamaño que me mostraba mi abuela y que usaban los escolares en la epoca del gobierno de Peron mostraban una escalera que era la sociedad y en donde los de los escalones de abajo estaban en el agua y Peron y Evita los hicieron salir de su desgraciada posicion.
La movilidad social consiste en que los mas pobres con su esfuerzo, estudio y dedicacion progresen, nadie esta condenado a ser pobre.
Mi marido, mis hermanos y amigos son obreros como no doy a saber que es un obrero es una mala palabra? es una verguenza ser obrero. Para mi obrero y trabajador son sinonimos, y de los policias y maestros no decis nada?.
Querido compañero no me condenes ya me condenaron y me castigaron solo por pensar diferente.
Soy catolica como el padre Mujica, Montalbo, Arroyo,
Tengo hijos, jamas me hice un aborto ni lo pense,para mi Argentina es mi hogar y los Peronistas mis hermanos y los otros Argentinos mis vecinos.
La democracia existe porque somos todos iguales y con los mismos derechos, cuando se atento contra ella siempre pusimos nosotros los muertos (Aramburu fusilo, Videla asesino,.etc.)cada Argentino tiene un solo voto y somos todos iguales.
No te quiero ofender no me gusta lastimar a nadie, pero tenes que ser un poco mas tolerante con todos.
A mi me persiguieron me despidieron, me calumniaron, y nunca me robe ni un centavo, solo soñe que un dia en mi patria ARGENTINA se terminaban los pobres.
Creo que mi idolo EVITA tambien soñaba con eso.
Un beso y perdoname si te ofendi
Silvia Tana.
(dice anonimo porque no entiendo este foro, Vos quien sos?,no seras el que manda boludeces a mi correo)si lo sos no te preocupes ya te perdone