domingo, 12 de diciembre de 2010

La Plazoleta del Barrio Obrero de Trenque Lauquen ya no tiene nombre de un dictador y fusilador‏

He leído la noticia que, más abajo les adjunto, en cables de TELAM, RED NACIONAL Y POPULAR, y muchísimos BLOGS de internet.


Por un lado la alegría de que en el Día de los Derechos Humanos se haya quitado el nombre del primer dictador, fusilador y genocida en la Argentina contemporánea a una plaza de esa ciudad y mas aún que se le haya impuesto el nombre de tan valerosa mujer como lo fue la Generala Juana Azurduy.


Como hijo de Mario Brión, asesinado el 10 de Junio de 1956 en los basurales de José León Suárez, quiero agradecer al Consejo Deliberante por tan valiente y acertada decisión, pero lamentablemente no ha sido por unanimidad y quiero expresar también mi mas absoluto repudio a los dos legisladores que votaron en contra de la justicia, de la democracia, de la libertad y de tantos compañeros caídos en las luchas populares defendiendo la Soberanía Popular y la vigencia de la Constitución Nacional, han expresado ambos claramente que aún existe un enemigo intelectual ql que debemos vencer, por desgracia algunos están enquistados en nuestras propias filas, pero uno a uno van mostrando el verdadero rostro y finamente la verdadera historia surgirá, inevitablemente, y los colocará en el lugar que les corresponde, según la propia Constitución Nacional en el Art. 49 los define claramente: "Infames traidores a la Patria"


Carlos Bilbao del Pro y Raúl Feito presidente del Bloque del FpV votaron en contra


Los dos votos en contra simplemente podrían haberse expresado con una simple abstención, pero no, querían marcar su pensamiento, pueden quedarse tranquilos, ASÍ LO HAN HECHO, y así el pueblo los recordará.


Un abrazo peronista a todos los compañeros y un agradecimiento enorme a quienes sin serlo han acompañado en la votación.


Daniel Mario Brión


La Plazoleta del Barrio Obrero de Trenque Lauquen ya no tiene nombre de un dictador y fusilador



El HCD aprobó por mayoría el proyecto de cambio de nombre de ese espacio público en una jornada histórica. Decenas de vecinos celebraron el resultado de la votación.



La plaza lleva desde hoy el nombre de Juana Azurduy, la heroína de las guerras de la Independencia, ascendida a Generala del Ejército Argentino por la presidenta Cristina Fernández en julio del año pasado. La iniciativa de la Comisión por los DDHH tuvo un debate inédito antes de la sesión, que comenzó una hora más tarde.




En el Día Universal de los Derechos Humanos, el Concejo Deliberante de Trenque Lauquen aprobó por mayoría el proyecto de ordenanza de cambio de nombre a la Plazoleta Pedro Eugenio Aramburu, por iniciativa de la Comisión por los Derechos Humanos local.



La plaza lleva el nombre ahora de la heroína de las guerras de la Independencia, ascendida a Generala del Ejército Argentino por la presidenta Cristina Fernández en julio del año pasado.



Aplausos, gritos de victoria, el sonido de bombos y abrazos fue el desahogo de las decenas de vecinos que presenciaron la votación, en una sesión inédita, que fue atravesada por la incertidumbre.



Con mucho público y las banderas de la Comisión por los Derechos Humanos, el Colectivo Agustín Tosco y la Juventud Peronista, en el recinto se vivió un clima especial, que comenzó a crecer a medida que corrían los minutos. Los bombos de la JP sonaron en los momentos de mayor tensión y fueron seguidos con palmas y cantos por el público que hizo desbordar el recinto.



Desde antes de las 22, se sucedieron las reuniones entre los distintos bloques del HCD. Concejales que caminaban de un lado al otro con el proyecto, negociando hasta las comas de la redacción. Nadie disimulaba que el cambio de nombre de la Plazoleta del Barrio Obrero era el tema que hacía retrasar el inicio de la sesión.



Incluso, alguno de los concejales levantaban el pulgar mirando al píblico cuando parecía que el posible resultado de la votación se encaminaba hacia la victoria. Y se acercaban hasta la barra para confesar que se complicaban las negociaciones.



Es que hasta último momento hubo dos proyectos dando vueltas, el que finalmente se aprobó y uno más “livianito”, redactado por la UCR, que no dejaba en claro si cesaba el homenaje al fusilador.



Durante la semana, el radicalismo había cerrado un proyecto de ordenanza que en realidad le agregaba un nombre a la Plazoleta del Barrio Obrero y no le quitaba el anterior. Pero no todo el bloque radical estuvo de acuerdo con la iniciativa y Alicia Puig y Miguel Fernández fueron los encargados de arrimar los porotos radicales al proyecto original.



Así las cosas, cuando faltaban unos minutos para las 23, el proyecto se inclinaba hacia la derrota, ya que el bloque radical había anunciado que no lo votaba tal cual estaba y en el marco de las negociaciones los concejales del FPV estaban dispuestos a aprobar un proyecto que podía lograr consenso en el recinto, pero que se alejaba de la intención original.



En su discurso -el más aplaudido por el público- Julio Collado anticipó que iban a votar un proyecto, resignando algunas palabras que consideraban importantes. Y cuando parecía que se aprobaba por unanimidad el proyecto más liviano, Garbarino pidió un cuarto intermedio para terminar de pulir la redacción.



Para sorpresa de todos, la secretaria del HCD leyó el proyecto de ordenanza con el articulado original, sin los cambios de la UCR. Estaba claro que la postura de Alicia Puig había triunfado en el radicalismo.



Antes de la votación, pidió la palabra Claudio Figal, quien anunció que votaba el proyecto sólo por mandato de bloque. En realidad fue el único que lo dijo. Por las caras, hubo algunos más que levantaron la mano a desgano. El año pasado, el bloque de la UCR tildó de partidario y chauvinista a un proyecto similar.



Así, se pasó a la votación y el proyecto fue aprobado por mayoría . . .




Carlos Miguel Bilbao del Pro y Raúl Feito –Presidente del FPV- votaron en contra del proyecto.



Unas 50 personas celebraron la histórica decisión con varios minutos de aplausos, entre abrazos y el sonido victorioso de los bombos.



Se acababa de concretar un acto de justicia:




La plaza Pedro E. Aramburu se llama ahora Juana Azurduy

en el Día Universal de los Derechos Humanos

se acabó el homenaje al dictador, fusilador y genocida.

No hay comentarios: